Nuestra Señora Divina Pastora 

Patrona de Trinidad y Tobago, su festividad se celebra el segundo domingo después de la Pascua.

La milagrosa Virgen de Sipária, en una pequeña aldea en la isla de Trinidad, tiene el título de Nuestra Señora Divina Pastora.

Cuenta la tradición que esta imagen fue traída a Trinidad por los españoles en el viaje de Cristóbal Colón, el 31 de Julio de 1498. Los indios la encontraron en la maleza, y ahí construyeron una pequeña capilla. Más tarde hubo varias tentativas de llevarla para Oropenche, pero la Virgen manifestaba su deseo de continuar ahí. Entonces, en el mismo lugar donde fue encontrada se construyó su santuario.

La fiesta de la Virgen de Sipária es celebrada el segundo Domingo después de la Pascua, cuando se lee el evangelio del Buen Pastor.

A su santuario acuden peregrinos de todas las Antillas, del Brasil y de Venezuela, los cuales presencian muchos prodigios, por eso su devoción crece y la Virgen es conocida como la Lourdes de las islas de Trinidad y Tobago.